≡ Menu

Tortuga Verde

La tortuga verde es una de las tortugas marinas cuya población es de las más extendidas en el mundo. Su nombre científico es Chelonia mydas y es una de las siete especies de tortugas marinas habitan nuestro planeta. De gran tamaño, es una tortuga marina de la familia Cheloniidae. El nombre tortuga verde le fue atribuido no por el color de su caparazón sino por el color verdoso de la grasa que existe debajo de su caparazón.

Los científicos aun debaten si son dos las especies de tortuga verde en el mundo (o son sub-especies), una especie que habita en el Océano Atlántico y la otra que habita en el Océano Pacífico.

Tortuga verde nadando

Photo by Jim Trodel Some rights reserved

 

La tortuga verde tiene un cuerpo aplanado cubierto con un gran caparazón de color que tiende a ser oscuro. Posee cuatro poderosas aletas que la convierten en excelente nadadora.

A diferencia de otras tortugas marinas, la tortuga verde es básicamente herbívora, se alimenta de pastos marinos y algas que suelen estar en los lugares donde habita, por lo general lagunas de baja profundidad. Aun así, es común que antes de llegar a la adultez sean carnívoros y se alimenten de pequeños peces y cangrejos.

tortuga-verde-nadando

Picture by Paul Asman and Jill Lenoble,

Some rights reserved

Como todas las demás especies de tortugas marinas, la tortuga verde migra enormes distancias hacia las playas donde harán la nidación. Existen gran cantidad de playas de nidación en el mundo, al cual las tortugas marinas regresan año a año para depositar una gran cantidad de huevos arrastrándose desde el mar playa adentro hasta encontrar el lugar adecuado. Durante el día cavarán un pozo en donde pondrán los huevos durante la noche. Cuando las crías nazcan, deberán atravesar numerosos obstáculos y depredadores buscando llegar al mar. Las tortugas verdes adultas pueden vivir hasta 80 años de edad.

Distribución

La tortuga verde es una de las especies de tortugas marinas que más extendida se encuentra en el mundo. Tal es así que la podemos encontrar en todos los Océanos tropicales y subtropicales del mundo. Como mencionamos anteriormente existen dos grandes subespecies de tortugas verdes, una que habita el Océano Atlántico y otra que habita el Océano Pacífico, ambas subespecies poseen diferencias genéticas, al igual que zonas particulares en las cuales anidan y se alimentan.

La subespecie del Océano Atlántico se extiende a lo largo del Océano desde Canadá en el nor-oeste y las islas británicas en el nor-este hasta la costa sur de Argentina en el sur-oeste y el sur de África en el sur-este del Océano Atlántico.

Las principales playas de anidación se pueden encontrar en muchas islas caribeñas, en el sur-este de USA, nor-este de Sudamérica y en algunas islas que se encuentran en el norte del Océano Atlántico.

tortuga-verde-2

Picture by Dan Hershman. Some rights reserved

Una de las principales playas de anidación se encuentra en Costa Rica, en la región de Tortuguero. Esta región es de vital importancia para la tortuga verde ya que en sus playas se reproduce la mayor parte de la población del Caribe. También hay playas importantes de anidación en Puerto Rico, en las Islas Vírgenes de USA, en la isla de Aves y en las islas Caimán.

Otros sitios importantes de anidación de la tortuga verde en el Océano Atlántico se encuentran en Florida en Estados Unidos, en Surinam y Guayana Francesa en Sudamérica y en una isla perdida en el medio del Atlántico llamada isla Ascensión.

La sub-especie del Océano Indo-Pacífico se extiende desde el sur de Alaska hasta el sur de Chile en su parte este y en el oeste se extiende desde el norte de Japón y sur de Rusia hasta el norte de Nueza Zelanda y las islas que existen en el sur de Tasmania en Australia. También se pueden encontrar las tortugas verdes en toda la extensión del Océano Índico.

Esta subespecie tiene sus puntos de anidación más importantes a lo largo de todo el Océano Pacífico y el Océano Índico. Hay playas de anidación importantes en México, Hawái, Australia, India, Pakistán y muchos países del sudeste asiático.

Tortuga-marina-verde

Picture by Paul Asman and Jill Lenoble. Some rights reserved

En África no existen tantas zonas de anidación, exceptuando por las que se presentan en algunas zonas alrededor de Madagascar.

En Filipinas, las tortugas verdes ponen sus huevos en las denominadas Islas Tortuga. En Indonesia, las playas de anidación más importantes se encuentran en la Reserva Nacional Meu Betiri en Java Oriental. En la Gran Barrera de Coral existen dos poblaciones genéticamente distintas, una habita hacia el norte y la otra hacia el sur. Dentro del arrecife de coral existen más de veinte sitios distintos que son pequeñas islas y cayos que son importantes áreas de anidación.

En el mar de Arabia también existen varios sitios importantes de anidación, ya sea en Ash Sharqiyah, en Omán, como en la costa de Karachi, en Pakistán.

Dieta

Básicamente herbívora en la adultez (algas, pastos marinos) aunque durante su juventud incorporen una dieta un poco más carnívora (pequeños invertebrados y cangrejos).

Morfología

En términos generales es similar a las demás especies de tortugas marinas. Poseen gran tamaño, con un cuerpo aplanado, la cabeza grande que termina en forma de pico, el cuello es más bien corto y posee 4 poderosas aletas como extremidades.

tortuga-verde-3

Picture by Mike Davison. Some rights reserved

Pueden llegar a medir un metro y medio de largo, lo que equivale aproximadamente a cinco pies. Su peso que oscila entre los 70 a 200 kilos (155 – 425 libras). El caparazón mide un máximo de 120 centímetros (45 pulgadas), aunque se registran casos de tortugas verdes que han llegado a pesar 400 kilos con una medida de caparazón mayor al metro y medio.

Su parte inferior también está cubierta por una concha que compuesta por cuatro pares de escudos.

El color de su caparazón suele ser negro aunque con tonalidades más claras. A pedida que envejece el caparazón va tomando un color verde oliva.

Costumbres y comportamiento

La tortuga verde ha fascinado a los biólogos por los cambios drásticos en su comportamiento en las distintas etapas de su vida. Cuando nacen son organismos pelágicos carnívoros, en contraste tanto los adultos como los juveniles que no han alcanzado la madurez sexual son herbívoros.

Hábitat

El hábitat de la tortuga verde es siempre cercano a zonas en las cuales son abundantes los pastos marinos. Dependiendo en qué momento de su vida se encuentren se moverán en tres tipos de hábitat distintos.

La nidación se produce en las playas, y ahí es donde nacen y comienzan su odisea para intentar llegar al mar.

Las Tortugas maduras habitan aguas costeras poco profundas donde hay grandes cantidades de pastos marinos y algas.

Los adultos frecuentan bahías, lagunas y bancos de arena en donde las algas y pastos marinos son abundantes.

Las tortugas verdes pasan la mayor parte de sus primeros cinco años de vida en las denominadas zonas de convergencia en el Océano abierto.

Es común que las tortugas verdes migren entre diferentes áreas de alimentación y anidación.

Depredadores

Sólo los seres humanos y los tiburones más grandes se alimentan de la tortuga verde. En concreto, los tiburones tigre (Cuvier Galeocerdo) adultos cazan a la tortuga verde en aguas de Hawai.

Cuando son juveniles y nuevas crías existen muchos más peligros y depredadores, ya que son vulnerables a cangrejos, aves y mamíferos marinos. Sobre todo es crítico el momento del nacimiento, en que los recién nacidos deberán arrastrarse hacia el mar, convirtiéndose en presa fácil para aves y cangrejos. Sólo una parte de los recién nacidos llegará al mar, y de estos aún una parte mucho menor llegará a ser adulto.

En algunos lugares los nidos son presa fácil para algunos zorros y chacales que excavan los nidos para comer los huevos, como es el caso de Turquía.

Ciclo de vida

Las tortugas verdes migran entre los lugares donde se alimentan y los lugares donde anidan, estas distancias son algunas veces muy largas e importantes. Algunos llegan a nadar 2500 kilómetros (1550 millas) hasta que llegan a la playa donde cavarán su nido y pondrán sus huevos.

tortuga-verde-playa-arriba

Picture by Peter Wilton. Some rights reserved

tortuga marina yendo a anidar

Picture by Peter Wilton. Some rights reserved

Las tortugas marinas vuelven siempre a la misma playa en donde nacieron.

El apareamiento de las hembras se produce cada 2 a 4 años. Los machos concurren a las zonas de apareamiento todos los años con la expectativa de poder aparearse.

Para la mayoría de las tortugas marinas verdes que habitan en el Caribe la época de apareamiento va desde Junio a Septiembre, aunque esto varía dependiendo las distintas poblaciones y hábitats.

Hay algunas poblaciones, sobre todo las que habitan en los trópicos, que aparean todo el año, lo mismo ocurre en Pakistán, aunque en este caso se observa que hay una tendencia a que el apareamiento se de entre Julio y Diciembre.

tortuga-verde-anidando

Picture by Drew Avery. Some rights reserved

 

El proceso de apareamiento de las tortugas verdes no es muy diferente al resto de las especies de tortugas marinas. Son las hembras quienes eligen con quien aparearse, y luego de quedar preñadas se dirigen playa arriba en donde finalmente cavarán un nido en la arena y depositarán entre 100 y 200 huevos, para luego tapar el nido nuevamente con arena y regresar al mar.

Entre 48 a 72 días más tarde las crías saldrán de sus huevos durante la noche e instintivamente se dirigirán hacia el océano arrastrándose. La mayor parte de las pequeñas crías perece ante los predadores que los esperan en la playa, como las gaviotas y cangrejos, algunos otros serán devorados al ingresar al mar por pequeños mamíferos marinos. Sólo un pequeño porcentaje logrará llegar al mar, y un porcentaje más pequeño aun llegar a ser adulto (1% de todas las crías nacidas).

tortuga-verde-bebe

Picture by Bernard DUPONT. Some rights reserved

La madurez sexual la alcanzan luego de veinte a cincuenta años de edad y la esperanza de vida se estima en torno a los 80 años como máximo.

La respiración y el sueño

Las tortugas marinas pasan casi todas sus vidas sumergidas, pero deben respirar aire para conseguir el oxígeno necesario para poder sobrevivir. Con una sola exhalación explosiva y la inhalación rápida, las tortugas marinas pueden reemplazar rápidamente el aire en sus pulmones. Los pulmones permiten un intercambio rápido de oxígeno y evitan que los gases estén atrapados durante las inmersiones profundas. La sangre de tortugas marinas puede entregar el oxígeno de manera eficiente a los tejidos del cuerpo, incluso a las presiones encontradas durante el buceo. La tortuga verde puede sumergirse y bucear durante 4 a 5 minutos sin necesidad de regresar a la superficie a respirar, y cuando lo hace, sólo necesita 3 segundos para cambiar el oxígeno.

tortuga marina verde saliendo a respirar

Picture by Mike Davison.  Some rights reserved

Si bien las tortugas pueden descansar o dormir bajo el agua durante varias horas a la vez, el tiempo de inmersión es mucho más corto mientras bucean por alimento o están escapando de un depredador. Es evidente que la capacidad de retención del oxígeno está directamente relacionada a la actividad y el estrés.

Las tortugas marinas en general se ahogan fácilmente cuando son arrastradas por las redes de pesca y no pueden salir a respirar.

Conservación

Debido al peligro de extinción latente en la mayoría de las especies de tortugas marinas, muchos gobiernos han tomado serias medidas de protección de la especie a nivel global. Además, existen muchas iniciativas para proteger y conservar los hábitats esenciales de las tortugas marinas y las zonas de nidación.

Así y todo, las amenazas de la especie siguen existiendo y su estado es realmente crítico.

Amenazas

La principal amenaza de la tortuga verde es la actividad del hombre. Ya sea destruyendo los lugares de anidación por el desarrollo inmobiliario, la pesca accidental hecha por los barcos pesqueros o directamente la caza y pesca por su carne o recolecta de sus huevos.

La tortuga verde se encuentra en peligro de extinción y muchos países están llevando adelante iniciativas para protegerlas, aunque sus números globales siguen reduciéndose.

Las acciones humanas que afectan y amenazan a las tortugas marinas pueden describirse como intencionales y no intencionales. Las intencionales son por supuesto aquellas en donde la acción se realiza sobre el animal, ya sea la caza por alimento, piel y caparazón y la recolección de huevos.

Más peligrosas que las acciones intencionales son las acciones no intencionales, que son las redes de pesca que no tienen dispositivos para excluir a las tortugas, la destrucción del hábitat debido a las inversiones en infraestructura y desarrollo urbano y la contaminación de los mares y Océanos.

la tortuga verde

Picture by NOAA’s National Ocean Service. Some rights reserved

La contaminación de las aguas produce tumores que reducen su esperanza de vida, los efluentes de puertos contaminan las zonas de anidación cercanas y otro gran problema es la luz artificial, ya que muchas de las crías recién nacidas se desorientan y van en dirección contraria en vez de dirigirse hacia el mar, pereciendo.

Otra amenaza producto de la actividad del hombre es la ingesta de plástico. Los Océanos de la tierra están cada vez más cubiertos de plástico, las tortugas verdes, y las tortugas marinas en general, confunden el plástico con alimento y se lo comen, muchas veces ocasionándole la muerte.

La pesca incidental, sobre todo los arrastreros de camarón, es un importante factor de mortalidad de las tortugas marinas, sobre todo por la zona de México.

Iniciativas mundiales de conservación

La tortuga verde aparece en las listas roja de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), en la que se la clasifica como en peligro de extinción.

Se estima que en la década de 2000 a 2010 su población se ha reducido en un 50%, lo cual es un número impactante y terrorífico por la magnitud del impacto en la especie.

Cada vez más países prohíben la captura y comercialización de productos derivados de la tortuga verde, ya sea de su carne, piel o caparazón. También está penada la caza o asedio de la especie.

Iniciativas específicas de cada país

Este sitio recopila información de todas las organizaciones mundiales de protección y conservación de tortugas marinas, se puede ver el listado aquí.

La gran mayoría de países en los que la tortuga verde tiene presencia llevan adelante políticas y programas de conservación de la especie que se complementan a las políticas globales llevadas adelante por organizaciones cono UICN y CITES.

Un ejemplo interesante es el de Indonesia. En Indonesia existía gran consumo interno de productos derivados de la tortuga verde. Cuando determinaron que la explotación de la especie no era sustentable y que estaban aniquilando a las tortugas verdes el gobierno en 1999 decidió implementar importantes restricciones al comercio y consumo de carne y derivados de la tortuga verde. Esto también se hizo posible a la presión internacional a través de la amenaza de un boicot turístico. Las tortugas verdes aun siguen utilizándose en rituales religiosos y ceremonias, con lo que la pelea aun no está sellada en cuanto a la cantidad anual permitida de tortugas verdes que pueden sacrificarse en estas ceremonias.

tortuga verde naciendo

Picture by U.S. Fish and Wildlife Service Southeast Region.  Some rights reserved

Otros países han encontrado en el ecoturismo una fuente importante de ingresos y una manera de apoyar la conservación de la especie. Tal es el caso de Sabah, en Malasia. Existe un criadero de tortugas marinas verdes en la isla de Pulau Selingan. Los empleados del criadero recolectan huevos de las playas y los llevan al criadero, de esta forma garantizan un porcentaje seguro de nacimientos. Luego los turistas y aquellos que participan de la iniciativa colaboran en la liberación de las pequeñas tortuguitas hacia el mar, luego de los sesenta a setenta días de incubación.

Estados Unidos ha aprobado leyes estrictas de protección de la tortuga verde por lo que es un delito federal cazar o molestar a las tortugas marinas por ser una especie amenazada de extinción. El resultado ha sido la pronta recuperación de la especie en algunos lugares emblemáticos como Hawai en donde se ha generado una industria eco-turística en torno a las tortugas marinas verdes.

Costa Rica es uno de los países que más ha hecho para proteger a la especie y los lugares de anidación y hábitat. El caso más importante es la creación del Parque Nacional Tortuguero en 1976, que protege importantes zonas de anidación de la especie en Costa Rica. También se han desarrollado gran cantidad de iniciativas en torno al ecoturismo y son numerosos los proyectos de conservación llevados adelante por organizaciones de protección y conservación.

En la Isla de Ascensión también se ha implementado un importante programa de conservación ya que la isla es de vital importancia para la especie al contar una de las más numerosas e importantes playas que la especie utiliza para anidar en el mundo.

En Uruguay, la organización Karumbé estudia el comportamiento de la especie en la región desde 1999, aspirando a proteger las zonas de hábitat más importantes para la especie en la zona.

En las Islas Caymán hay un criadero de tortugas verdes que desde 1968 ha criado y liberado a más de 30000 tortugas marinas, aumentando este número todos los años al liberar nuevos ejemplares desde las playas de la Isla de Grán Caimán hacia el Mar del Caribe. Como las tortugas son etiquetadas se les puede dar seguimiento, y ya se observa con gran orgullo como las primeras crías liberadas vuelven a las playas para anidar y reproducir la especie. El criadero también vende carne de tortuga marina verde a pobladores locales, ya que la carne de tortuga es uno de los platos típicos en la región desde hace siglos. Al vender carne de manera controlada se reduce significativamente la caza furtiva de la especie.