≡ Menu

Tortugas marinas: cómo se han adaptado al mar

Image

Las tortugas marinas están perfectamente adaptadas al ecosistema marino, entérate de las increíbles características que las diferencian de sus antepasadas hermanas de tierra:

NATACIÓN

*  Las tortugas marinas son nadadoras fuertes. La velocidad de crucero para las tortugas marinas verdes es de alrededor de 1,5 a 2,3 km/h (0.9 -1.4 mph).  Las tortugas laúd se han registrado a velocidades de 1,5 a 9,3 km/h (0,9 y 5,8 km/h).

* Con la excepción de las hembras que vienen a anidar en la tierra, las tortugas marinas pasan toda su vida en el mar y están bien adaptadas a la vida acuática.

BUCEO

  1. Las tortugas marinas son excelentes buceadoras. Las tortugas laúd habitualmente bucean más de 305 metros. Pueden llegar a profundidades de más de 1.190 metros buscando las medusas para comer.
  2. Ya que son de sangre fría, las tortugas marinas tienen una baja tasa metabólica. Este lento metabolismo les permite permanecer sumergidas por largos períodos de tiempo. Las tortugas Carey han sido reconocidas por permanecer sumergidas durante 35 a 45 minutos. Las tortugas marinas verdes pueden permanecer bajo el agua durante cinco horas. La frecuencia cardíaca disminuye para conservar oxígeno: nueve minutos pueden transcurrir entre un latido y el siguiente. En la parte norte-central del Golfo de California, las tortugas regresan cada año a zonas específicas. Se entierran en la arena o el barro bajo el agua y pueden permanecer allí desde Noviembre a Marzo.
  1. Durante las largas inmersiones, la sangre se desvía lejos de los tejidos tolerantes de niveles bajos de oxígeno y se concentra en: el corazón, el cerebro y sistema nervioso central.
  2. Las tortugas laúd tienen altas concentraciones de glóbulos rojos; por lo tanto, su sangre retiene más oxígeno. Los músculos de las tortugas laúd o tortugas baulas tienen un alto contenido de la proteína de unión del oxígeno y la mioglobina. La mioglobina transporta y almacena oxígeno en el tejido muscular.

SECRECIÓN  DE SAL

  1. Las tortugas marinas pueden vivir en el agua de mar sin necesidad de una fuente de agua fresca dulce. Obtienen suficiente agua de su dieta y metabolismo de mar.
  2. Al igual que otros reptiles marinos y aves marinas, las tortugas marinas tienen una glándula para deshacerse del exceso de sal. Esta glándula se vacía en las tortugas marinas. La secreción de sal y líquidos hace que parezca que lloran cuando se encuentran en tierra. Estas “lágrimas” también ayudan a mantener los ojos libres de arena, por ejemplo, mientras las hembras cavan sus nidos.

LAS TORTUGAS DE MAR EN LA TIERRA

  1. En la mayoría de los casos, la única vez las tortugas marinas dejan el mar es cuando las hembras ponen huevos. Solo en algunas deshabitadas o escasamente habitadas playas, las tortugas se han observado peregrinando en tierra.
  2. Muchas adaptaciones que hacen que las tortugas de mar sean más rápidas y geniales en el mar, las hacen más lentas y vulnerables en la tierra.