≡ Menu

Arrecifes de coral: hábitat de tortugas marinas

Image

Los arrecifes de coral son el hábitat del 25% de las especies marinas, y entre estas especies, se encuentran las tortugas marinas. Particularmente, la tortuga carey posee una cabeza alargada y que termina en forma de pico, ya que su fuente de alimentación principal se encuentra entre las grietas de los arrecifes de coral

En el mundo, existen numerosas especies de corales. Cada uno de ellos vive en colonias separadas que se diferencian en sus formas de las demás. Las colonias, además, contienen distintos tipos de algas que viven entre ellos, usualmente: rojas, verdes y marrones.

Los arrecifes de coral son uno de los ecosistemas más biológicamente diversos de la tierra. Ellos sólo son superados por las selvas tropicales en el número de especies que albergan y, de hecho, a veces son llamados “los bosques tropicales del mar”.

Al igual que sus homólogos terrestres, las comunidades de coral pueden contener materiales valiosos y medicamentos que pueden ser útiles para las personas. Los arrecifes de coral son el hogar de muchos de los recursos pesqueros más importantes, incluyendo langostas y meros.

Los arrecifes de coral también amortiguan las tierras costeras de los efectos perjudiciales de las tormentas y la erosión, y ayudan a formar las playas de arena y lagunas tranquilas que son muy importantes también para la industria del turismo.

El problema está en que los arrecifes de coral, hoy día enfrentan una amenaza no intencionada pero creciente, de los humanos. Los navegantes, con frecuencia, encallan y afectan los corales. Los buzos y nadadores los pisan, y generan moretones y afecciones en ellos. La contaminación, amenaza con ensuciar las aguas cristalinas que tan vitales son para su supervivencia.

La preservación de los arrecifes de coral es esencial para la vida marina y para la preservación de las tortugas marinas.

¿Qué afecta a los arrecifes de coral?

  • La extracción del coral
  • La contaminación
  • La sobrepesca y pesca con explosivos
  • El aumento de la temperatura del agua marina
  • La acidificación del PH del agua debido a los gases de efecto invernadero