≡ Menu

Tortugas marinas: la luz artificial, un nuevo enemigo

Image

Hace no mucho tiempo se descubrió que la luz artificial por la noche es un contaminante visual para las tortugas marinas.

La luz artificial impacta negativamente en el ciclo de reproducción y anidación de las tortugas marinas, pero además, también tiene un efecto desorientador en las crías.

Aproximadamente mil millones de personas viven cerca de las costas en México, o dentro del perímetro de 100 kilómetros a su alrededor. Esto hace que el ecosistema marino se encuentre expuesto a la luz artificial y es muy complicado combatir este tipo de contaminación sin realizar grandes cambios demográficos.

¿Por qué la luz artificial afecta a las tortugas marinas?

  • Las tortugas marinas adultas evitan anidar en los sitios iluminados.
  • Las crías recién nacidas se desorientan y pierden al seguir la luz artificial. Esto las expone a depredadores o a la deshidratación por alejarse del océano.
  • Las crías siguen las señales de iluminación y elevación del horizonte. En condiciones normales, esto las guía hacia el océano, que se ve más brillante. Por el contrario, las luces costeras artificiales las guían a las dunas y a la vegetación. Esto les dificulta encontrar el camino directo al océano.

Los investigadores de la Universidad de Stanford y  la Universidad de Maryland (EEUU), en conjunto con la Fundación para la Vida Silvestre, han investigado el impacto negativo de la luz artificial en la costa para las tortugas marinas. En particular, han investigado los sitios en que anidan la tortuga golfina y la tortuga laúd, dos especies que aún son vulnerables.

Las soluciones hasta ahora parecen tener que ver con un nuevo programa de “cuenca visual” que resalta todo lo que se encuentra en la línea de visión de las tortugas marinas, de forma tal que todos los objetos que se interpongan en el camino muestran una sombra detrás gracias a la cuenca visual.